Sábado, 06 Enero 2018 13:05

Fiesta de Reyes

Y tú, ¿qué has regalado estas Navidades?

Regalar, compartir, adorar al Redentor con regalos a los prójimos…La fiesta de Reyes, cívica y comercial, puede tener un sentido muy elevado, y más en un mundo global. No podemos olvidar que el pueblo que esperaba al Mesías era el de Israel, y que los Sabios de Oriente que menciona la escritura eran zoroastristas persas completamente ajenos a la tradición judía. Desde sus primeros momentos, el Salvador quiso mostrarse (Epifanía) a otros, sin importar su raza ni filiación. La fiesta de Reyes sería entonces, también, una fiesta para plantearse la apertura a otras fiestas y religiones a las que mostrarles lo que somos y celebramos.

Hace poco, Manuel Mandianes planteaba que la sociedad actual ha perdido el sentido referencial de la fiesta, y la ha reducido a producto de consumo. Fiestas como la de Reyes tal vez nos ayuden a comprender que la fiesta no tiene por qué ser un producto de consumo, sino el fruto celebrativo de una sociedad que se cimenta en el consumo. Un fruto que no se consume, sino que se disfruta (consuma), y que por tanto requiere de todo un significado. Un significado que bien puede ser convertir el acto de consumo en acto de solidaridad, de donación, de aprecio a otros…y con ello de adoración. La dimensión trascendente de la fiesta no es imprescindible para que exista. Incluso sin almacenes comerciales, arrastraríamos la fiesta de los Reyes…pero sin la misma trascendencia social. Pero si existe, aunque solo afecte indirectamente la fiesta de Reyes tiene un sentido por el que vale la pena celebrarla sin desazón, y sin lamentarse de que sus principales promotores sean los grandes almacenes. La misión de estos nunca fue santificar. No importa, eso depende de la intencionalidad con la que cada cual haga sus regalos.
¿Tú, has regalado algo? ¿Con qué intencionalidad?

vía Homo Viator

Último en Twitter

Más información

 

Último en Instagram

©2016 Administración Provincial. Hermanos Menesianos || Menesianos España