50.- SEÑOR, NECESITO QUE ME DES ...

Señor, en mi vida necesito que me des, si Tú quieres:
Suficiente alegría para ser amable.
Suficiente dolor para ser humano.
Suficiente esperanza para ser feliz.
Suficientes fracasos para ser humilde.
Suficientes éxitos para ser siempre entusiasta.
Suficientes amigos para echar una mano.
Suficientes enemigos para aprender a amar de verdad.
Suficiente fortaleza para colaborar en un mundo mejor.
Suficiente calma para no querer hacerlo todo.
Suficiente interioridad para ver en la noche las estrellas.
Suficiente fe para crecer en esperanza y amor.
Suficiente apertura a ti y a los hombres y mujeres,
para, sobre todo, SER

49.- El granito de arena

Tenemos una misión que cumplir,
aunque nos parezca insignificante,
como un granito de arena.
No se puede ser piedra angular
si uno no se sabe granito de arena.
Sólo se puede mirar la inmensidad del mar,
cuando uno es, en la playa, granito de arena.
A veces nos toca realizar hazañas,
pero la maravilla es el granito de arena de cada día.
A veces estamos tan cansados
que sólo podemos poner el granito de arena.
El granito de arena es anónimo,
y quienes soportan el peso del sufrimiento son las personas anónimas.
El granito de arena es despreciado,
pero Dios lo cuida como su mejor tesoro.
El granito de arena es ordinario,
y el amor lo hace extraordinario.
No será canonizado como santo,
demasiado humano el granito de arena.
No se escribirá nada sobre él,
tan pequeño es el granito de arena.
Pero el Padre de los cielos se complace en él,
el sencillo de corazón, el granito de arena.
Granito de arena pareció el sí de María,
y en Nazaret cambió el destino del mundo.
Granito de arena, y menos que granito de arena,
parecía el niño de Belén o el crucificado en el Gólgota.
Y ¿qué es la fuerza del Espíritu, a los ojos del mundo,
sino un granito de arena, polvo que arrebata el viento?
Nosotros ponemos el granito de arena;
Dios se encarga de construir
la ciudad eterna de piedras preciosas.

48.- Te doy toda mi persona

SEÑOR JESÚS:
Te doy mis manos para realizar tu obra.
Te doy mis pies para recorrer tu camino.
Te doy mis ojos para mirar y ver como Tú miras y ves.
Te doy mis labios para decir tus palabras.
Te doy mi mente para que puedas pensar a través de mí.
Te doy mi espíritu para que puedas orar en mí.
Sobre todo, te doy mi corazón,
para que puedas amar en mí al Padre y todos mis hermanos en la vida.
Te doy todo mi ser, para que puedas crecer en mí,
de modo que seas Tú, Jesús Señor nuestro, quien viva, ore y actúe en mí.
Entrego a tu cuidado, Jesús, Señor y hermano mío, mi alma y mi cuerpo,
mis oraciones y mis esperanzas, mi salud y mi enfermedad,
mis tareas y mi cansancio de cada día, mi vida y mi muerte,
mi familia y mis seres queridos, mis amigos y mis vecinos,
mi país y la humanidad entera, HOY Y SIEMPRE. Amen.
                        (LancelotAndrewes)

47.- ACOGE, SEÑOR, NUESTROS MIEDOS

ACOGE, SEÑOR, nuestros miedos
y transfórmalos en confianza.
Acoge nuestros sufrimientos
y transfórmalos en crecimiento.
Acoge nuestro silencio
y transfórmalo en adoración.
Acoge nuestras crisis
y transfórmalas en madurez.
Acoge nuestras lágrimas
y transfórmalas en plegaria.
Acoge nuestra decepción
y transfórmala en fe.
Acoge nuestra soledad
y transfórmala en contemplación.
Acoge nuestras amarguras
y transfórmalas en paz interior.

46.- Dame la fuerza para buscarte

Señor, Dios mío:
En cuanto yo he podido
y en cuanto Tú me has hecho capaz de hacerlo,
te he buscado, y he deseado ver lo que he creído.
No permitas, Señor,
que me canse en mi búsqueda.
Concédeme que busque siempre,
ardientemente, tu rostro.
Dame la fuerza necesaria para buscarte,
Tú que ya me has hecho encontrarte,
Tú que me has dado, una y otra vez,
la creciente esperanza de encontrarte mejor.
Señor, Dios mío:
concédeme que me acuerde siempre de Ti,
que te comprenda y te ame. Amen.

(San Agustín)

44.- Mi caminar... Contigo

¡CONTIGO es mi caminar, Señor,
y en tu Ser aprendo a ser en la vida!
Quiero saber lo que Tú quieres que yo sepa.
Quiero hacer lo que Tú sabes que debo hacer.
Quiero amar Contigo y como Tú quieres que yo ame.
Mi paz es saberme acogido en el regazo de tu Misterio.
Mi esperanza, saber que Tú me esperas
donde nunca llegaría por mí mismo.
Mi alegría, reconocer mi pequeñez, que encuentra en ti su fortaleza.
Mi verdad, aceptar que Tú me conoces y me revelas mi ser paso a paso.
¡Contigo es mi caminar, Señor,
y, a cada instante, me haces saber tu amor,
como llamada de tu corazón eterno.

43. Caminamos, Señor

Caminamos, Señor, guiados como peregrinos,
con la confianza de que tu Palabra nos da vida,
y es más fuerte que el cansancio del camino.
Al andar, Señor, sabemos que tú cumples tus promesas,
que ha brotado en el tronco seco,
de la humanidad vieja, un renuevo de esperánza.
Caminarnos, Señor, con las alforjas vacías,
para ser colmadas del gozo inmenso de saber
que buscas incansablemente, Señor:
pobrezas que enriquecer,
vacíos que hacer rebosar,
búsquedas en que hacerte hallar,
anhelos que colmar,
manos abiertas a la acogida de un amor más fuerte que la muerte.

42. - Decir Menesianos

Decir Menesianos
es decir camino compartido,
multitud de manos que se unen
para, entre todos, hacer la marcha más ligera
Es compartir, la vida entrelazada,
es reunir bajo las mismas esperanzas
las diferencias, que así, no nos separan.

Decir Menesianos
es hablar de proyecto común,
sueños compartidos,
camino acompañado.

Es pensar en el otro
y en lo mejor para el otro
y pensar, juntos,
en lo mejor que juntos podemos ofrecer.

Decir Menesianos
es darse fuerzas entre todos.
Es alentarse con la palmada al hombro,
es corregirse sin miedo a los enfados.
Es animarse a crecer juntos poco a poco.

Decir Menesianos
es hablar de apertura y entrega
servicio a los demás,
aprender a ofrecerse, generosos.

Decir Menesianos
es el encuentro de muchos
que animados y alentados
pueden superar dificultades

Aquí estamos hoy, juntos,
unidos y en camino
para hacer posible nuestra tarea,
para servir mejor a nuestros jóvenes,
y hacer de ellos las personas
que están llamadas a ser.

Página 106 de 153

Último en Twitter

Es necesario aceptar el uso de cookies para ver este contenido. Para verlo, por favor acepta el uso de cookies

Más información

 

©2016 Administración Provincial. Hermanos Menesianos || Menesianos España